Malas prácticas y errores terapéuticos

OBSERVACIÓN: La sección de comentarios está diseñada para responder a escenarios no contemplados en el artículo, no para responder dudas particulares. Por favor, revise nuestras políticas antes de enviar su comentario.

 

¿Cuáles son los peligros de acudir con un “terapeuta” improvisado, o a una terapia falaz?

La  mayoría de los “terapuatas” involucrados en métodos falaces suelen ser personas que realmente están convencidas de la efectividad de la psicoterapia que promueven ignorando la dinámica profunda y delicada de los procesos psíquicos, sin darse cuenta que el tratamiento con el cual trabajan carece de fundamento, efectividad y relevancia sanitaria. Algunos tienen conocimientos parciales en psicología, y otros simplemente leyeron un libro que les inspiró, y quieren universalizar su sentimiento a través de una “nueva técnica”. Debido a que carecen de la formación profesional que conlleva dedicarse a la salud mental  representan un riesgo a la salud de los pacientes por los errores terapéuticos que sólo se pueden evitar con una formación sólida, una supervisión continua, y un estricto apego a las normas éticas y deontológicas de los profesionales sanitarios. Los más comunes son:

  • Fortalecimiento del síntoma: Ocurre cuando el terapeuta, con el afán de ganarse la simpatía de sus pacientes, se enfoca en reforzar los rasgos más conscientes y racionales del cuadro clínico para que el paciente “note que hay un cambio” o que “la terapia le está funcionando”.   Esto trae como consecuencia un reforzamiento de la sintomatología y una relación de complicidad con el terapeuta donde el paciente cae en el espejismo de la mejoría por el simple hecho de que “el psicólogo dice que todo va bien” o que “está haciendo lo correcto”.

Ejemplo típico:

Una paciente llega a terapia porque su matrimonio de 5 años va mal; siente que ella pone todo de su parte y es su marido quien parece no estar interesado en seguir con la relación. Cuando la paciente aborda el tema del divorcio como la mejor opción, la “terapeuta” pone de ejemplo su propia experiencia ilustrando que el divorcio es lo mejor que le ha pasado en la vida. Esta situación alienta a la paciente a disolver su matrimonio siguiendo el ejemplo de su “terapeuta”. En realidad el matrimonio no ameritaba una separación, y con los años, la paciente nunca puede volver a mantener una relación estable.

 

  • Simplificación del evento: Se debe a una incapacidad del terapeuta para identificar la magnitud que un evento, idea o concepto tiene para un paciente, haciendo una interpretación simplista del mismo. Esto conlleva a sugerir acciones o ideas que alejan todavía más al paciente de su realidad, empeorando el cuadro.

Ejemplo típico:

Un padre de familia acude a terapia porque no puede con las presiones del trabajo, el reciente despido de su mujer, y el hecho de que en tres meses dos de sus hijos entran a la universidad. El “terapeuta” le dice que con unas vacaciones podrá aclarar sus ideas, sin embargo, en las vacaciones el paciente no puede dejar de pensar en sus problemas y cae en una profunda depresión al darse cuenta que su estrés lo persigue a donde vaya.

 

  • Actuación de la Transeferencia: La transferencia es un fenómeno que ocurre en todas las interacciones humanas, y que en la psicoterapia forma parte de los elementos que el terapeuta analiza. Se trata de revivir, recrear o trasferir emociones, conductas o sentimientos del paciente en el entorno terapéutico. La actuación de la transferencia ocurre cuando el “terapeuta” cree que esos sentimientos, conductas o emociones son legítimos y corresponde a los mismos llevándolo a nulificar la efectividad terapéutica del tratamiento, poniéndose a merced del paciente.

Ejemplo típico:

Un paciente le dice a su “terapeuta” que está desesperado porque no encuentra trabajo y tiene miedo de terminar endeudado con muchas personas. El “terapeuta”, comprendiendo la situación, condona sus honorarios hasta que el paciente sea capaz de encontrar trabajo. Tras acumular dos meses de tratamiento a pagar, el paciente desaparece, dejando al “terapeuta” como una persona más a quien el paciente le debe dinero.

 

  • Síndrome del falso recuerdo: Ocurre cuando el “terapeuta”, en su afán por encontrar recuerdos de la infancia del paciente posiblemente relacionados con el cuadro clínico actual, comienza a inducir ideas, sentimientos e imágenes para provocar en un paciente un recuerdo de lo que “el terapeuta cree que pasó”.  Los peligros de este síndrome van desde desequilibrios emocionales severos, destrucción del seno familiar, hasta el suicidio.

Ejemplo típico:

Un paciente comienza a presentar un cuadro de incontinencia urinaria en su primer trabajo, aunado a mareos y hormigueo de brazos y piernas. Una vez que se descarta enfermedad médica, el paciente acude con un “terapeuta” quien rápidamente asocia los síntomas con antecedentes de abuso sexual durante la niñez del paciente. El “terapeuta” asocia la figura del jefe en el trabajo con un tío a quien el paciente le tenía mucho miedo de niño, y reconstruye que el jefe en el trabajo le recuerda los abusos que su tío le propinaba cuando niño. El paciente se convence de esta situación y siente que su familia le ha arruinado la vida, dándose a la bebida.

 

  • Esclavización del paciente: Ocurre cuando un “terapeuta” llena sus insatisfacciones personales con pacientes dependientes. Sólo recibe pacientes devotos, que pagan sus honorarios a prontitud, y siempre están dispuestos a modificar los esquemas de citas a la voluntad del terapeuta. Esto genera una relación patológica de dependencia que no tiene ningún beneficio para el paciente, y sólo sirve al “terapeuta” para cubrir sus carencias. En casos extremos, los pacientes se convierten en una especie de secta donde el terapeuta es una variedad de guía espiritual.

Ejemplo típico:

Un paciente que lleva 5 años con su mismo terapeuta se entera de que el terapeuta pronto se irá de la ciudad y entra en crisis. Parte del tratamiento para evitar esta crisis se enfoca en que el paciente busque trabajo en la ciudad donde el “terapeuta” se muda abandonado su familia y amistades con tal de continuar con el tratamiento. Al poco tiempo el “terapeuta” es la única persona con la que el paciente cuenta para darle continuidad a su vida en una ciudad distante y desconocida.

 

  • Explotación sexual: Es toda situación donde el “terapeuta” se relaciona con el paciente de forma distinta a la que tiene que ver con el tratamiento. Dado que el terapeuta cuenta con información privilegiada sobre la vida del paciente, establecer cualquier tipo de relación con éste durante o después del tratamiento está vetado en el código ético de los profesionales de la salud mental. Ninguna modalidad terapéutica justifica el establecimiento de vínculos sexuales con los pacientes como parte del tratamiento, incluso si es el deseo manifiesto del paciente. Esta práctica también incluye la exploración física injustificada fuera de todo contexto clínico como masajes vaginales, felación o caricias en partes íntimas con el argumento de ser “terapéuticas”.

Ejemplo típico:

Un paciente acude a terapia porque nunca ha podido establecer una conversación con las mujeres, y siente que no es atractivo para ellas. Su “terapeuta” es la primera mujer con la que se siente a gusto platicando sobre sus dificultades relacionales. Esta “terapeuta” se siente halagada y considera que establecer una relación amorosa con el paciente puede ser terapéutico para demostrarle que sí puede salir con mujeres. Al terminarse la relación, el paciente trata de repetir este patrón seduciendo doctoras jóvenes con un cuadro hipocondríaco que con el tiempo deriva en impotencia.

 

Señales de alarma para identificar malas prácticas

Además de los errores terapéuticos arriba listados, la Asociación Americana de Psiquiatría, el Real Colegio de Psicólogos del Canadá, y varios otros grupos colegiados han hecho públicas en diversas ocasiones las señales de alarma que los pacientes y familiares deben observar para identificar cuando un psicólogo está desviándose de su deber profesional. El Dr. Stephen Barrett ha condensado estas señales en la siguiente lista:

Abrazos o caricias repetitivas hacia el paciente fuera de la norma social

Encuentros terapeuta-paciente fuera del consultorio, o fuera de los objetivos terapéuticos

Ofertas a los pacientes de voluntariado o asistencia no remunerada como parte de su tratamiento que representan un beneficio económico para el terapeuta

Hablar sobre las vidas de otros pacientes en la consulta

Revelar aspectos personales de la vida cotidiana del terapeuta, tal como prácticas sexuales

Dar o recibir obsequios de valor significativo

Referirse a los pacientes con apodos, apócopes, nombres afectivos o como mascotas

Vestir seductoramente o significativamente discordante para el clima o la actividad a realizar

Pasar por alto pagos atrasados de los pacientes y ofrecer descuentos significativos al tratamiento pese a que el paciente puede seguir costeando los costos actuales

Pedirle al paciente pequeños favores, mandados o diligencias a favor del terapeuta

Utilizar información privilegiada obtenida durante las sesiones para el beneficio personal del terapeuta

Hablar de los problemas personales del terapeuta y pedirle su opinión a los pacientes

Cuestionar las creencias religiosas del paciente al tiempo que el terapeuta promueve su fe o sistema de creencias

Promover militancia política en el partido o corriente a la cual pertenece el terapeuta

Ofrecer oportunidades de inversión o de negocio a los pacientes

Motivar a grupos de pacientes a interactuar en rituales sectarios donde serán guiados espiritualmente por el terapeuta

 

¿Dónde acudir para encontrar a un psicólogo clínico calificado?

Si usted está buscando un psicólogo clínico, pregúntele primero a su médico. Muchos psicólogos están en el directorio de servicios auxiliares de clínicas y hospitales. Si está buscando en internet, asegúrese que el portal esté certificado por alguna entidad que garantice la confiabilidad de la información como puede ser el sello del Código HON, el sello SISMI, o el registro de la publicidad aprobada por el Ministerio de Salud. Desconfíe de directorios en internet de anuncios pagados donde se anuncian indiscriminadamente gurús, terapeutas alternativos, centros de “sanación espiritual” y vendedores de productos naturistas, alternativos o multinivel.

Comments
59 Responses to “Malas prácticas y errores terapéuticos”
  1. Cesar Edgardo BEJARANO TABOADA dice:

    Es frecuente que muchos profesionales de la salud tratan de formar dependencia en el paciente hacia ellos con el fin de tener un ingreso seguro por sus terapias, para ello utilizan el poder de seduccion y le dicen cosas que el paciente quiere escuchar y de esta manera en vez de conseguir su mejoria lo que hacen es hacerlos dependientes de sus consultas. Estos malos profesionales no aplican sus conocimientos en beneficio del paciente por el contrario los utilizan para su propio beneficio. En Peru no existe un control por parte del colegio de Psicologos en este aspecto y en otros casos no estan ni colegiados, ademas de la proliferacion de universidades que cuentan con esta facultad educativa sin un control por parte del estado.

  2. Anónimo dice:

    Hay posibilidad de difundir esta información al publico en general, soy psicóloga y desafortundamente veo que el descredito de nuestra profesión viene de nuestros mismos colegas por incurrir en conductas anti-éticas como las mencionadas.
    Siempre he tenido la idea de que se debe de legislar al respecto, por lo pronto se que viene la propuesta de la certificación para el próximo año en mexico. ¿Será suficiente?.

    • Páginas como esta son de acceso público, y es facultad de todos los psicólogos señalar las malas prácticas de colegas. Efectivamente, en México se plantea ya el tema de la certificación, pero como en otros temas, siempre habrá recovecos legales donde se cobijen los practicantes deshonestos, o los pseudo-psicólogos que ni licencia profesional poseen.

      Lamentablemente, en temas de usurpación o desvirtúo profesional, la denuncia directa sigue siendo la única opción.

      Saludos cordiales,

      C.M.

  3. maria dice:

    acudí a una psicóloga y cuando le contaba lo que me sucedia ella me contaba la vida de un paciente,digamos como un ejemplo,me contaba lo que le pasaba a ella,tmabién como un ejemplo,es una forma poco práctica de ayudar,osea,me ayudaba contandome ejemplos de su vida similares a los mios y ejemplos de a vida de tros pacientes….fatal…no volví más…

    • Apreciable María,

      Su experiencia describe perfectamente uno de los errores más comunes dentro del gremio de psicólogos que rápidamente permite identificar a un mal practicante de su profesión. La felicitamos por haber tenido la agudeza de detectar que una intervención psicólogica no se conduce por la vía anecdótica.

      Saludos cordiales.

    • Me paso lo mismo..ademas de que no respetaba mis tiempos para aclarar mis ideas al momento de exponerlas..me cuesta por ahi ir directo al punto..por lo que me decía que hable con claridad que no era tonta que no era una nena (tengo 29 años)…como para no saber que me pasaba..una experiencia horrible la verdad..sentirse atacado por una psicóloga cuando uno se abre a esa persona es muy doloroso..

  4. Anónimo dice:

    Mi psicóloga un día se puso casi a llorar en la sesión al decirle un comentario un poco pesimista. Cuando me contestó con los ojos húmedos, me preguntó si estaba entendiendo bien lo que le decía, que no tenía un buen día, como excusándose de sus ganas de llorar que al final pudo controlar. No me molesta pero me confunde. Aunque a mi no me moleste especialmente si no pasa habitualmente, mi duda es si una reacción así del psicólogo puede interferir negativamente la efectividad de la terapia. Mi otra duda es si le puedo preguntar qué le pasó ése día.
    Gracias.

    • Es responsabilidad del psicólogo preservar el espacio terapéutico con las condiciones idóneas para la correcta ejecución de un tratamiento psicoterapéutico. El caso que usted describe es una clara violación a este principio y las consecuencias son su actual preocupación por el estado de la psicóloga cuando debería ser al revés. Quizá deba hablar con ella sobre cómo se siente usted al respecto y las consecuencias del suceso desde entonces.

      Saludos cordiales.

  5. anónimo dice:

    [mensaje repetido]

    • Anónimo dice:

      [Mensaje editado para proteger la confidencialidad del caso]

      Apreciable visitante, sus dudas aquí planteadas deben ser dirigidas directamente al profesional que le está atendiendo. Este portal no tiene como objetvio evaluar la praxis de los profesionales de la salud en casos particulares como el suyo.

      Saludos cordiales.

  6. carlos dice:

    Mi esposa acude con un psicólogo que además de hablar de otros pacientes, le dice que él se identifica en muchas cosas con ella, y le habla de cosas que le pasaron de niño y sobre su familia. Incluso, aunque no lo hizo, le comentó su intención de hablarle el día de su cumpleaños para felicitarla. Al término de las sesiones, lleva ya seis meses de tratamiento, le dice que lo mejor es el divorcio. Pero lo que más me alertó es que una vez que ella me agredió físicamente a mí y a mi hija de 9 años, y le grita a mi bebé de año y medio, el psiólogo le dijo que esa acción fue correcta y que lo siga haciendo para sacar su coraje. ¿Qué puedo hacer para que mi esposa cambie de especialista?

    • Apreciable Carlos,

      Ninguna de las prácticas que describe corresponden a un encuadre psicoterapéutico y por el contrario, se parecen mucho a las señales de alarma que enlistamos en este mismo portal. Lamentablemente, usted como tercero involucrado no puede persuadir tan fácilmente a su esposa de cambiar de especialista. Lo ideal es recomendarle que revise bien las credenciales del terapeuta y los objetivos del tratamiento, o que ella misma visite esta página para ver que la atención que recibe no está dentro de los estándares aceptables.

      Saludos cordiales.

    • Anónimo dice:

      Yo termine casado con una terapeuta a los seis meses de cono,drla llevo seis años convividndo pero me demuestra desinteres permanente y amenaza de divorcio ya no se como rsaccionar me sienfo demaciado devil por los mensajes de desanimo que aplica a mi persona me siento nada pero a logrado que le de casa y auto todo lo quiere xe buen nivel y ahora el tema es el divorcio quede muy dependiente de esta recion ya destructiva pero no tengo la capacidad para haceptar el divofsio es un infierno.

  7. ENROQUE07 dice:

    [Mensaje editado para procurar confidencialidad del caso]

    Apreciable visitante, su caso no se apega a las normas del sitio. Lamentamos no poder aydarle. Si usted se siente atraído por su psicóloga y ella lo sabe, la acción correcta es suspender el tratamiento y cambiar de especialista. Respecto a la relación paciente-terapeuta no hay más que decir.

    • gabriel dice:

      La transferencia erótica (el paciente sentirse atraído) es un tema común en la consulta psicológica. Un psicólogo/a está capacitado para trabajar con esta, pasando a ser un elemento más que se puede trabajar en la terapia. Distinto es si el o la psicóloga no puede manejar esa transferencia, digamos por ejemplo, que el profesional también se sienta atraído al paciente luego de que este le confiesa su sentir, y no sepa como manejar eso.

  8. Anónimo dice:

    Conozco el caso de un jóven quien tiene un historial familiar traumático y quien sufrio cáncer cerebral. Fué canalizado para sesiones psicológicas con una “terapeuta”, quien le atendió durante 2 años, al cabo de este tiempo él inicio una relación sentimental y dejó de asistir a las consultas, sin embargo, nunca dejó de tener comunicación con su doctora.
    Despues de un tiempo se citaron y tuvieron una salida “casual”. Cuando el rompe con su pareja de inmediato se refugia en los “consejos” su terapeuta y se comporta de forma irracional. Al cabo de 2 semanas iniciaron una relación sentimental… ¿Es esto sano o ético? Cómo familiar ¿De qué forma se entabla un diálogo?. El ya no acepta consejo de nadie y mantiene hermetismo absoluto de su vida.

    • Apreciable anónimo,

      El caso que nos cuenta posee cuando menos una violación a las normas éticas de la psicología, que es establecer una relación sentimental con un paciente actual o pasado, sin embargo, dado que la ruptura de la relación se dio anterior al establecimiento de la relación sentimental con el terapeuta, es muy difícil que proceda una denuncia de mala praxis profesional. Queda claro que no se trata de una persona apegada a las normas.

      Saludos cordiales,

      C.M.

  9. Anónimo dice:

    fui a terapia durante seis meses […][mensaje editado para proteger confidencialidad del caso]

    Apreciable Anónimo, muchas gracias por compartir su caso. Tomó la decisión correcta al cambiar de especialista.

  10. Paciente anonima y muy triste dice:

    Mi medico era un residente (estudiante) de psiquiatria de 2 año (El 30, yo 34). Me atendio 8 meses. Cuando superé mi problema inicial le comenté que el se parecia fisicamente a mi primer amor fallido adolescente. Comenzó la transferencia y se lo comenté. Esa noticia le hizo reir y cambió conmigo. Se puso mas amable, una vez lloró conmigo.
    Le encantaba mi poesia, se quedaba asombrado y me adulaba mucho. Fomentó mi dependencia regalandome los medicamentos, no queria darme receta.
    Le hablé de un abuso cuando niña y cuando le di detalles noté su excitacion sexual, se tocaba la espalda lentamente bajo la polera mientras me miraba.
    Me citaba a las 8 de la noche en el hospital y nuestra sesion duraba 2 horas o mas. Luego como era de noche, decia que era peligroso el hospital de noche y me iba a dejar afuera a la micro.
    A veces se reía a carcajadas con mis chistes y me decia que yo era TAN expresiva, que era como su colega (de igual a igual).
    Un dia nos abrazamos y hablamos con las manos tomadas. Hicimos psicodrama la ultima vez, me di cuenta de que ya no habia objetivo ni encuadre terapeutico. Percibí que esa ultima sesion fue muy intima, me dijo que habiamos tenido contacto “simbolico” varias veces y yo me quedé sorprendida. Para rematar me citó la ultima vez a las 7 de la tarde, ya de noche en el hospital un dia festivo y no fui. Le mande un correo diciendole que estabamos mal, que ibamos sin rumbo, sin roles ni limites y que reevaluaramos la situacion pues me estaba dañando. No tuve respuesta nunca mas.
    Me quedé sin medico, sin medicamentos, con un nuevo trauma por sentirme abusada y sin lograr confiar en un otro. Me enamoró y manipuló mi autoestima para luego pisotearme. Se pueden imaginar cómo me siento. Me quiero morir.

    • Paciente anonima y muy triste dice:

      ¿Qué opina Ud. Mtro César Monroy Fonseca?
      ¿Fue un error terapeutico, [respuesta: Sí]
      debió derivarme antes cuando vio que la contratransferencia se le fue de las manos? [Respuesta: Sí]
      ¿Fue una mala praxis, o, como decia él “se dejó llevar por la experiencia” y esto nos llevó al desastre? [Repuesta: Sí]
      No soy Psicologa, pero he tenido otras terapias y sé que esto no fue algo normal. Muchas gracias por su respuesta.

      Apreciable Anónimo, usted misma ha resuelto el caso. Razón por la cual los estudiantes y residentes no están autorizados a tomar casos sin supervisión. Más que una terapia, parece un intento de seducción que afortunadamente pudo detectar a tiempo. ¿Qué hacer en estos casos? Lo que hizo: atender a la sensibilidad de que no hay tal terapia, y que no hay rumbo, por lo cual se debe interrumpir y cambiar de especialista. Le felicito por su sensibilidad para reconocer que una atención supuestamente terapéutica no estaba llegando a ninguna cosa buena.

      Saludos cordiales.

  11. Pasajera en trance... dice:

    Hola! Estoy intentado elaborar mi despedida con mi psicóloga. Siento desde hace tiempo que voy obligada a ese espacio, luego de 4 años de acudir muy entusiasta (aun en momentos de crisis, encontraba algo allí que ya no). Mi rechazo tiene que ver con una situación de persecusión que viví en el trabajo y que considero que mi psicóloga minimiza, pone en un lugar que yo internamente padezco realmente. No siento que esté acompañándome como quisiera, que de alguna manera me obliga a continuar trabajando allí porque “debo demostrar que otros están equivocados”…yo siento que los costos son demasiado altos, que no puedo continuar en un ámbito laboral insano…y que no puedo renunciar porque mi esposo está sin trabajo en este momento y tengo un hijo. Todos aspectos que tienen que ver con miradas o eventualidades o necesidades de otros pero no con los míos, con mis deseos y salud psíquica. Le planteé esto a mi psicóloga y ella se sorprendió: y a mí me sorprendió que se sorprenda pues pensé que me conocía más, que ella podía tener dimensión real de mi dolor…
    Le planteé también que quiero tomar una licencia para reacomodar y reorientar mi vida y ella respondió que no da licencias largas (a lo sumo 10 días), que prefiere trabajar en el diván los motivos por los que no quiero estar en ese trabajo pero no dar licencias…Creo que tengo sobrados motivos: el ambiente laboral es violento, con códigos insanos de relación y eso está haciendo que muchos decidan renunciar. No puedo darme esa chance, mi hogar se descalabraría! Entonces, qué hacer? Por ahora, intentaré buscar una segunda opinión de otro terapeuta. En esta situación, me siento obligada a sacrificar mi salud por necesidad. Espero comentarios que aporten a mis decisiones o reflexiones!! Gracias.

    • Josette dice:

      Un terapeuta jamas debe decidir por el paciente ni decirle coercitivamente (a la fuerza) lo que debe o no debe hacer.
      El (o la) terapeuta debe razonar con el paciente pero no convertirse en un padre o madre o incluso un maestro zen o algo asi. Si lo hace es porque no ha separado los roles y está actuando el papel que el paciente carente necesita. Eso no es correcto eticamente. Las terapias y los terapeutas tienen reglamentos eticos definidos y uno de ellos es saber y poder manejar los estados transferenciales y contratransferenciales (sentimientos y pensamientos del paciente hacia el terapeuta y viceversa).
      Si el o la paciente siente mas sufrimiento por la propia terapia, se lo ha dicho al terapeuta y este niega la situacion y culpa al paciente… creame: hay que terminarla y buscar un terapeuta calificado y recomendado por alguien de confianza.
      No quisiera que nadie pase por mi caso y el sufrimiento que padecí:
      http://josetteraims.wordpress.com/

      Hay terapeutas con problemas mentales. Existen. Uno cree que no pero ES así pues somos todos humanos.

  12. Paciente emocionada por su psicólogo dice:

    ¡Hola!
    Yo quisiera que algún profesional de la psicología, por favor, me responda esto: ¿Mi psicólogo puede ser mi amigo o algo más, despues de tiempo de haber terminado una terapia? [resto de mensaje editado para proteger la confidencialidad]

  13. Edmundo dice:

    A ver que me responden, al poco tiempo de hacer análisis, percibí la trasferencia con mi analista, se lo comunique y me respondió que estaba capacitada para llevar adelante ésto. Paso el tiempo, y llevo ya 2 años, y hace un mes atrás, me llamo mucho la atención mi autodependencia o sea una trasferencia importante, sin ninguna atadura o intercambio de y comunicado ésto, y mas consciente que el la otra vez, lo hice conocer y nuevamente, me dijo que si quería hablar del tema y lo desarrolle con mucha mas conciencia y pasado ésto y mi terapeuta aclaro todo y me quedo una sensación de vació muy grande, tanto es así que estoy por dejar de hacer terapia, es normal o algo sucedió.?
    Hay alguien que pueda darme una idea?, muchas gracias.

    • Apreciable Edmundo,

      Gracias por compartir su experiencia. Al parecer se encuentra en un proceso de psicoanálisis tradicional. Al respecto lo que nos narra va conforme a los métodos y procedimientos de esta técnica. El análisis es un proceso cíclico de vacíos y descubrimientos. Le sugerimos tratar este tema en sus sesiones ya que todo indica que se ha estado dando el cause adecuado.

      Saludos cordiales.

  14. roberto dice:

    EstimadoS:
    Me siento abusado mentalmente por la conducta de una terapeuta que considero se aprovecho de mi situacion de necesidad.
    Despues de dos años de terapia con ella[…resto del mensaje archivado para proteger la confidencialidad del caso]

    • Apreciable Roberto,

      Gracias por compartir su caso. En este mismo portal usted podrá constatar las múltiples desviaciones a la profesión en que incurrió su terapeuta. Lamentablemente no se pueden tomar acciones de arbitraje tan simples ya que está involucrada una relación laboral con una familiar y además la relación terapéutica. Lamentamos no poder dar mejor orientación y le deseamos el mejor de los escenarios para que se resuelva su caso a prontitud.

      Saludos cordiales.

  15. Bernardino López dice:

    En diciembre del 2012 inicié mi proceso terapéutico. En realidad los avances fueron significativos; sin embargo, hace tres semanas le comenté a mi psicóloga que no coincidía con uno de sus puntos de vista, a lo que me respondió que con ello estaba cuestionando su calidad profesional. Este sábado le comenté que por razones económicas debía suspender mi proceso… [resto del mensaje recibido y editado para proteger la confidencialidad del caso]

    • Apreciable Bernardino,

      Ni la descripción del evento ni las referencias que describe el “terapeuta” nos hace pensar que se haya tratado de algún tipo de psicoterapia como tal, sino una especie de consejería u orientación psicológica, las cuales suelen confundirse con psicoterapia cuando en verdad no lo son. Por lo demás no podemos establecer si se terminó de forma adecuada o no la relación terapéutica porque no parece que el algún momento haya existido como tal.

      Saludos cordiales.

  16. PV dice:

    En las últimas dos sesiones mi terapeuta me ha tomado de las manos muy efusivamente al despedirnos (normalmente sólo era un apretón de manos) yo lo sentí que fué como un gesto para felicitarme o darme ánimos y eso me ha irritado mucho sobre todo la segunda vez. Además de que nos encontramos en la calle antes de la terapia y me saludó de beso en la mejilla como si fuéramos amigos. Siento una cierta ansiedad y que se están sobrepasando límites. Estoy en lo correcto?

    • Josette dice:

      Hable con su psicologo y digale que eso no le gusta. Digale las razones porque no le gusta que lo haga, sea franca y seria. Esto puede derivar en 2 cosas: primero, puede ser un empuje para la terapia y dar a luz algun entendimiento significativo para usted o segundo, que su terapeuta le diga: “¿y qué tiene de malo?” y siga haciendo lo que le molesta contra su voluntad. Lo segundo es dañino. Si usted se siente acosada o siente que se han traspasado limites, lo comunica al terapeuta y el lo invalida o lo minimiza… cambie de terapeuta.

  17. Maria dice:

    Hola puedes decirme porque los psicólogos mienten a los pacientes, evadiendo decir la verdad de lo que piensa o el resultado que da cierto test.

    Por ejemplo: el psicólogo después de analizar unos test da al paciente una devolución, pero que es muy general y esta todo bien. Pero al tutor de dicho paciente le dice que debería ir a un psiquiatra para que le medique para ser más sociable.

    Por que al paciente le oculta la verdad?.. es profesional eso??

    Teniendo en cuenta que al paciente se le ha dicho que su tutor necesita tratamiento y es él quien está mal. Pero al tutor se le dice que el paciente es el que está mal… Comprende??…..Decir una cosa a uno y otra cosa distinta al otro.

    Desde ya le agradecería muchísimo.

    • Apreciable María,
      La práctica que describe es poco usual y sólo se acostumbra en pacientes hospitalizados. Las razones pueden ser desde que el psicólogo esté acostumbrado a esta forma de reportar casos por “costumbre” o porque desconoce los derechos de los pacientes a conocer su diagnóstico. Si bien no siempre es adecuado reportar el diagnóstico clínico, debe preservarse la congruencia. En lugar de decir “esta ud. bien” debería decirse “encontré cosas que deberé compartir con su tutor, él es el indicado para hacérselas saber”.

      Saludos cordiales.

  18. lorena dice:

    por primera vez fui con un psicólogo, [… resto del mensaje capturado y eliminado para proteger la confidencialidad]

    • Apreciable Lorena,

      Al parecer el psicólogo con el que acudió trató de establecer una primera impresión empática de un modo inadecuado para usted, sin embargo no observamos ningún desvío de la praxis lejos de quizá un sentido del humor poco adecuado.

      Saludos cordiales.

  19. Anónimo dice:

    mi amiga esta llendo al psicologo
    el le a dicho que le gusta entre otras cosas bonitas
    despues de estar estar en terapia al poco rato le manda msj o le llama esto es normal?????

  20. Gibran Rodriguez dice:

    Mi esposa y yo acudimos al CEF del DF para darnos una oportunidad de recuperar nuestra felicidad y no irnos directamente al divorcio, pero después de unas 10 sesiones sin mejoria palpable la psicóloga comienza a regresar a las primeras sesiones y claro que como no tengo tan buena memoria para esas cosas que no se deberían andar cargando me desespero me levanto y salgo de la sesión y en la recepción recuerdo y regreso, pero la psicóloga se levanta y dice “usted ya se salio ya no puede volver a entrar asi que salgase” digo ok y salgo a esperar a mi esposa en recepción pero la psicóloga me dice “no salgase hasta la calle” a lo cual claro le conteste que no como cree y ademas que iba a solicitar un cambio de terapeuta asi que dijo “haga lo que quiera” y se metio otra vez con mi esposa. A partir de ese momento mi esposa cambio peor hacia mi y ella se aferra a seguir con esta psicóloga a lo que no me opuse por respeto a su decisión pero hoy a 6 meses de esta terapia de pareja que se volvió personal solo con mi esposa estamos a una semana de firmar nuestro divorcio. Aunque platique con el director del CEF exponiendo mi asunto y que no había mejoría no me hicieron caso. Ni modo me paso como en el primer ejemplo de esta página y es verdad lo que aqui dicen.

  21. Luis Cross dice:

    Hola César. Le comparto mi experiencia con una muy mala terapeuta de pareja en México, D.F. que incurrió a mi juicio en varias prácticas poco profesionales. Acudí por infidelidad de mi esposa. Toda la terapia giró en torno a sus juicios y evaluaciones de mis reacciones y emociones respecto al hecho, nunca en torno al acto, la responsabilidad personal de mi esposa, ni tampoco a sus causas o implicaciones para nuestra pareja. Tampoco recibimos orientación sobre cómo comenzar un proceso de reconciliación. Por momentos, parecía que quería convencerme de que el acto era irrelevante, y que en realidad había que entender qué hice mal yo para que mi esposa “tuviera” que llegar a la infidelidad. Las primeras sesiones me vio muy mal emocionalmente y me ofreció apoyo a cualquier hora vía Whatsapp. Le llegué a escribir mucho (dos, tal vez tres veces al día) algunas preguntas y reflexiones breves en las primeras semanas de mi separación de mi esposa, que fueron muy duras para mí. Nunca me dijo si eso le molestaba. Al contrario, me contestaba muy dulce y aparentemente empática con consejos y frases genéricas (“hay que saber perdonar” “es de humanos equivocarse” “el perdón lo cura todo” etc.). Pero luego me enteré que comenzó a quejarse con mi esposa de la frecuencia de mis mensajes y –falsamente– le dijo que yo esperaba o exigía respuesta inmediata, lo que le molestaba. Me enteré después que le mandaba mis reflexiones del Whatsapp a mi esposa (copy-paste), burlándose de rasgos que ella veía en mi personalidad (obsesión) o de supuestas incongruencias en mi decir y mi actuar (justamente uno acude a esta gente cuando está en crisis, cuando uno no tiene claro qué hacer y la conducta no puede estar clara – yo para ese entonces ya estaba tomando antidepresivos y ansiolíticos). Luego comenzó a verla por separado a ella semanalmente (al mismo tiempo que nos daba terapia de pareja), y se convirtió en una especie de amiga que le enviaba mensajes de mucho apoyo, justificando plenamente la infidelidad y animándola indirectamente a dejarme (ej. “tú eres una mujer muy valiosa, no permitas que nadie te haga dudar de ello” “no cedas al chantaje”, etc.). Muchas veces cuando yo hacía algún reclamo o petición a mi esposa en el consultorio, ella intercedía diciendo cosas como “Si a mi mi marido me pide eso, yo nunca lo aceptaría” o contándonos su vida matrimonial y sus conflictos personales a manera de “ejemplo”. En algún momento ella me recomendó acudir individualmente a otro terapeuta, quien violó el secreto profesional al compartirle cosas que dije en la confianza del consultorio. Ella no tardó en violar de peor manera este secreto al contárselas a mi esposa. Lo sé porque ya han salido poco a poco esos detalles en algunas discusiones.

    En las consultas individuales le habla mal de mi y le recomienda la separación, mientras que en las de pareja fingía entendernos a ambos y darnos recomendaciones para enmendar la relación. En la última sesión que aguanté me enojé por su falta de neutralidad y le reclamé directamente su proceder. Lejos de mantener el control de la sesión y calmarnos, se enojó más que yo y le dijo a mi esposa frente a mí: “¡Ahora entiendo tu frustración con este hombre!”. Estoy hablando de una mujer que atiende en Santa Fe y Bosques de las Lomas, por lo que sus honorarios no son bajos. Tiene incluso un programa de televisión en Televisa. De verdad me parece muy importante que haya foros donde se puedan ventilar estas experiencias para que la gente no caiga en manos de estos charlatanes, que aunque puedan salir en la televisión con credenciales en apariencia profesionales y actitud buena onda y empática, son auténticos farsantes que merecen ser exhibidos en su verdadera naturaleza . Como cereza del pastel, tengo evidencia de que un pequeño libro que escribió está lleno de párrafos enteros de grandes textos de psicología, sin las comillas ni las citas correspondientes. Presentando ideas ajenas de autores famosos como propias. Todo un caso…

    ¿Qué derechos tiene uno como paciente cuando ocurren este tipo de cosas? ¿Hay alguna instancia dónde acudir a presentar una queja formal? ¿Es que estas personas no entienden que uno está poniendo en sus manos mucha confianza y mucha responsabilidad en momentos delicadísimos de la vida personal, llenos de tristeza y de dolor? Me indigna mucho tanta soberbia, tanta falta de profesionalismo y, sobre todo, tanta impunidad…

    • Josette dice:

      En este excelente foro del Maestro Cesar Monroy Fonseca usted podrá ver los links con las violaciones de limites en psicoterapia. Lo que usted menciona esta lleno de traspaso de limites y faltas graves a la ética.
      Puede usted salirse de esa relación abusiva si usted lo desea, hay mejores terapeutas afuera.
      Si su esposa quiere mejorar las cosas, también, en conjunto, busquen una terapia seria e imparcial.
      Para paliar la sensación de impunidad en estos casos, hay comités de ética en los distintos países que regulan el actuar de terapeutas y Colegios médicos que regulan la ética de sus colegiados. Si no se puede establecer un reclamo por estas vías y usted sigue con el dolor y la impotencia, y además tiene pruebas del abuso y mala practica, asesor ese con un abogado en lo civil parea que le oriente.

      No olvide que una terapia que causa más dolor y usted siente que necesita otra terapia para superar lo sucedido… No lo piense. Salgase de esa situación y proteja su vida.
      Hay personas que han ido a la universidad y tienen un titulo pero eso no asegura que ejerzan su profesión con salud mental y ética ellos mismos.

      El mejor antídoto contra el abuso es estar informado. No desconfiar de TODOS, pero sí ser muy cautelosos.

  22. jorge dice:

    Es correcto que un terapeuta incite la separación en el matrimonio?, en mi caso mi esposa acude a terapia el terapeuta le indica separarse por no obtener los afectos del marido, se supone que tiene fantasías, es infantil, etc. cosas que obstaculizan la relación por este motivo acudimos con el terapeuta pero el le indica separarse, le pregunta sobre sentimientos hacia el o impulsos sexuales hacia el, cosas que parecen ser de cuidado por lo que le comenta a su psiquiatra quien la ve por TOC, personalidad limítrofe, personalidad multiple y este le dice que el terapeuta es de confiar es bueno, inclusive le dice: deberías darte una oportunidad y salir con el ….. Me preocupa mucho esta situacion buscamos la felicidad en el matrimonio.

    • Josette dice:

      No es correcto que el terapeuta diga qué hacer a su paciente, mas aun mostrándose el mismo como una pareja ideal. Igual de censurable es la actitud del Psiquiatra, y sus recomendaciones de infidelidad a su esposa. Ambos ‘profesionales’ están perjudicando vuestro matrimonio, la salud mental de su esposa y la suya.
      La psicoterapia puede ayudar pero es una responsabilidad muy grande que en manos equivocadas, sin etica ni moral causa sufrimientos horribles a todos los involucrados.
      Si como pareja ustedes se aman, hagan caso de aquella inquietud y huyan de ese ambiente dañino. Existen muchos Psicólogos y Psiquiatras serios, éticos y preparados. Busquen la ayuda adecuada y si se aman, no todo esta perdido.

  23. Anonimo dice:

    En Diciembre del 2012 mi esposo me abandonó, después de 10 años de noviazgo y un año de casada. Mi única experiencia era la relación con mi esposo, que fue mi primer y único novio.
    Acudimos a terapia de pareja, pero mi ex nunca cooperó, de hecho dijo abiertamente en el consultorio que él no creía en la psicología ni en la terapia. Cosa que quizás podría molestarnos
    al terapeuta y a mi (yo soy psicóloga, pero me dedico a la psicología organizacional).
    El comportamiento de mi ex fue muy frío, distante e hiriente durante el proceso de separación. Me culpo de todo lo malo de la relación y yo en verdad jamás me había sentido tan mal.
    En muchos momentos pensé que iba a morir.
    Después de un par de meses de sesiones, la terapia acabó y el psicólogo me buscó para dar “seguimiento”, sin embargo solamente me buscaba a mi. Después de ésto yo le escribía a todas horas, y me desahogaba con el. Al mes de que me buscó fuera de la consulta me dijo que quería decirme muchas cosas, pero que tenía un conflicto. Que debíamos establecer si hablábamos como cuates o como terapeuta – paciente. Incluso en ésa platica comentó que era normal que yo me relacionara fácilmente con cualquiera, emocionalmente o sexualmente.
    Pasado ésto yo lo busqué por que en esa época hablaba con TODOS de lo que me estaba pasando, debido a que éramos cuates no consideré malo verlo un Domingo (yo lo buscaba igual que el a mi) y después de platicar con él un día como “cuates”, me besó.
    Después de que me besó yo me perdí absolutamente, por que además él todo el tiempo me adulaba, me decía que era hermosa, dulce, tierna y maravillosa.
    Me dijo que por primera vez en su vida, le encantaría tener bebés conmigo. El sabía que en buena parte la separación con mi esposo, me había destrozado por que yo quería iniciar una familia.
    Además de que el es 11 años más grande que yo, esa aseveración me hizo sentir en el cielo. En mi cabeza éste hombre mayor y experimentado al que yo admiraba mucho, que jamás se ha comprometido con nadie, deseaba comprometerse conmigo.
    Yo varias veces le dije que me sentía muy confundida, lloraba todo el tiempo, incluso después de tener contacto sexual con él. Tuve varias veces ataques de ansiedad y de llanto.
    El sabía exactamente lo que yo necesitaba escuchar y a pesar de que me fascinaba estar con él, en el fondo algo no se sentía bien. Me decía a mi misma – Está enamorado de ti!!! y en ese momento mi autoestima estaba por los suelos. Se lo dije a un par de personas, y mi familia y amigos insistieron en que no era cariño real, que solamente estaba beneficiándose de mi situación.
    Termine la relación, le pedí tiempo para poder tener mis ideas claras.Pasado el tiempo lo busque para tener una relación formal y me rechazó. Me dijo que lo había lastimado y que estaba indignado conmigo.
    Me alejé y le di su espacio respetando que no se sentía bien conmigo.
    Después me buscó una vez más, está vez para que tuviéramos relaciones sexuales de vez en cuando. Me sentí muy herida, por que finalmente comprendí que no me quería, que efectivamente había aprovechado la situación en la que yo me encontraba para poder acostarse conmigo.
    A todas las personas que se encuentran en una situación parecida por favor corran!!!
    Yo creo que si es posible que un psicólogo se enamore de su paciente, pero justamente cuando quieres a alguien lo respetas. Eres capaz de esperar a que la personas esté fuera de la situación de crisis.
    Y eso puede pasar, pero con el tiempo… Querer a alguien es respetarlo, respetar su dolor, respetar su crisis, respetar su confusión y mantenerte al margen a fin de no generar más daño (máxime por que tú no estás en crisis).
    Yo finalmente me divorcié, por su puesto mi ex dice que fue mi culpa. Y durante muchos meses sí me he sentido muy culpable. Culpable por perder a mi ex esposo, culpable por perder a mi ex psicólogo… y con la última experiencia, también me sentí abusada.
    Me siento incapaz de relacionarme con alguien desde el afecto, siento que estas experiencias me cambiaron para mal. El haber accedido a estar con el psicólogo me hace sentir muy culpable
    y muy tonta.

  24. Mary dice:

    Hola, les cuento q hace 2 años que estoy en terapia psicológica por un tema de abuso sexual infantil q duró más de 15 años. Tengo 33 y después de haber tenido 2 malas experiencias terapéuticas con malos psicólogos, me recomendaron un instituto con formación eriksoniana en terapia estratégica breve. El tema es que accedí al beneficio de un pago mínimo por sesion de terapia (60 minutos), las cuales eran grabadas y con supervisión directa a las 2 psicologas q trabajaban conmigo. Estaban haciendo su pos título por lo tanto se comunicaban por teléfono cuando debían corregir algo.
    En el primer año de terapia el avance fue tremendo, logré cambios importantes a nivel personal, de autoestima, de apego a la vida y me sentía muy contenta con el apoyo recibido. Mi compromiso era altísimo y el de mis psicologas también, pero al terminar el primer ciclo terapéutico, la más joven no pudo continuar. Me dieron la opción de cambiar de institución, de terapeuta en el mismo lugar y con las mismas condiciones económicas si quería, o mantener a la otra psicologa q trabajaba conmigo. Siempre con plena libertad. Escogí la última opción ya q con ella tenía muy buena llegada. No voy a negar q sufrí muchísimo cuando se fue una de las terapeutas. Me invadió un sentimiento de abandono q ya había vivido antes y tenía miedo q en un tiempo más me dejara también la otra psicologa. Se lo dije y me aseguró q ella me acompañaría hasta q yo quisiera. Pasó la pena y continuo con ella, q además es médico y trabaja en cuidados paliativos y terapia del dolor. El título de psicologa lo obtuvo después según me contó. Ella tiene como 60 años y es muy humana, respetuosa, muy buena guía y acompañante en el proceso. A tanto llegó mi apertura que xfin pude sacar casi toda mi historia a la luz y ya vamos entrando al segundo ciclo Terapéutico xq al parecer el
    Otro había quedado Inconcluso. Trabaja en una clínica privada y como yo tenía problemas a nivel corporal por los abusos, nunca había ido al ginecólogo. Como ella conoce a muchos medicos, me buscó al ginecólogo más adecuado a mi caso y realmente ha funcionado bien. Por tanto, en síntesis, ha sido la mejor experiencia q he tenido y donde he notado cambios tremendamente importantes en mi vida. Hay un antes y un después de acceder a la terapia. Donde está mi duda, q espero sea exageración mía… Ella no me cobra por sesión en la consulta de la clínica xq es voluntariado lo que comenzó haciendo conmigo en el instituto y el valor q pagaba ahí era solo el arriendo de consulta (en realidad yo las ayudé al ser paciente en su proceso de supervisión y aprobación del postitulo). Las terapias son de casi 3 horas, donde solo conversamos de mí y mi situación (de su vida privada no habla) y de la parte sexual me cuesta mucho hablar x lo tanto ella respeta mis tiempos para conversar (nos vemos cada 3 a 4 semanas, antes cuando estaba la otra psicologa era semanal y de una hora máximo). Tampoco me deja pagar las consultas del ginecólogo xq segun me cuenta, entre médicos siempre se hacen favores y eso lo arreglan ellos. (los exámenes si los pago xq me los hago en otra clínica). Siempre está dispuesta a contestar mis llamadas telefónicas q las hago en momentos de crisis por flashbacks o pánico, y tb hablamos por whatsap cuando lo necesito.
    Dígame, soy una afortunada al tener a esta profesional acompañándome en el proceso? Ella es dedicada también en su trabajo de médico donde está con personas en proceso de morir. Será q por fin estoy recibiendo la ayuda que merezco y a la q nunca pude acceder? Con ella pude sacar TODA mi historia y hablar de cosas q nunca pude hablar. No quiero ser dependiente y ella lo sabe, por eso cuida los espacios en q nos vemos y en q no. Tb trato de no interferir innecesariamente tanto por cuidarme como por cuidar la relacion terapéutica q tenemos. Me gustaría saber su opinión

    • Apreciable Mary,

      Hemos dejado su comentario íntegro ya que describe y enriquece el conocimiento de una modalidad de atención justamente denominada “acompañamiento terapéutico” el cual parece ser el que usted está recibiendo.

      Respecto a su duda, el tema del desprendimiento del acompañante es algo que se planea, se trabaja de forma conjunta y normalmente interviene un “moderador” para regular el proceso. Si le ha surgido la duda en este momento, es muy probable que sea el momento de comenzar a tocar el tema de la culminación del acompañamiento.

      Saludos cordiales.

  25. Sofia dice:

    Yo acudi con un psicologo a teralia para salvar mi matrimonio el me enamoro tuvimos una relacion de mas de un año y dirante este tiempo el me convencio de divorciarme. Al final me divorcie y el me abandono. Aun estoy muy afectada porque me siento muy culpable por haber destruido mi familia pero lo peor es que aun deseo q regrese.

  26. ANA dice:

    Hola, quisiera saber hasta qué punto es ético que un terapeuta mantenga relaciones sexuales y afectivas con la madre de un paciente menor. Es el caso de un terapeuta que trata a una niña de 6-7 años y al mismo tiempo mantiene relaciones sexuales con la madre del paciente que es quien paga la terapia.

  27. JD dice:

    Hola,
    recientemente empecé a acudir a un psicólogo por problemas de ansiedad, ataques de pánico y depresión.
    Hay 2 cosas q no me acaban de convencer de mi psicólogo, 1 es que me comenta otros casos suyos, problemas de otras personas. Son siempre ejemplos parecidos a mis problemas, pero aun y así no me acaba de gustar (no me revela nombres, mantiene la privacidad de sus otros pacientes).
    Otra cosa que hace es que me habla de su vida, de como afrontó él problemas o ayudó a seres queridos suyos etc., o me cuenta experiencias que ha tenido él, por ejemplo si le explico q me da pánico ir en avión el me cuenta viajes que ha hecho él, anécdotas etc.
    No sé si es normal este tipo de comentarios y si sirven como terapia.
    Gracias

  28. Anónimo dice:

    yo, asistí a un psicólogo para que me ayudara al miedo cuando me quedo sola en casa sobre todo en la noche, lo que sentí cuando conversada con el fue hubo rechazo y ademas me critico la forma de hablar que no terminada las palabras y daba ejemplo de un paciente me decía me hago entender al decirme eso sentía que me decía bruta salí mal del consultorio con los ánimos por debajo que feo se siente horrible

  29. Rosario dice:

    ¿Un mismo psicólogo puede atender a un niño que sufrió abuso sexual por otro menor, y atender también al “abusador”?

    • Apreciable Rosario,
      Su pregunta es muy válida. En los casos de abuso sexual donde ambos son menores de edad, el especialista define la mejor forma de atención basado en múltiples factores, como si están emparentados víctima y victimario, si comparten espacios comunes (escuela, casa, etc.) por lo que a juicio del especialista si es válido atender a ambos partícipes del evento.
      Esperemos haber resuelto su inquietud.

  30. ana dice:

    Asistí a terapia con una psicologa por dos meses, al principio me sentí cómoda con ella pero después percibí que no tenía las bases para llevar mi caso deansiedad, hasta pidió algunas consultas con mis padres pero no entendía como para que eran estas si era yo quien tenía el problema. Total que me criticaba por no arreglarme por no tener ciertas conductas. Hasta que un día me dijo que era tan grave mi caso que debía medicarme y me dijo de un medicamento. En ese entonces era yo estudiante de psicología obviamente sabía que ningún psicólogo debe recetar medicamentos. Eso me dio desconfianza y dejé de asistir además de que ya no estaba cómoda.
    Meses después tuve una crisis y acudí a otro terapeuta con el que sigo después de dos años, con este profesional me he sentido mejor, me he dado cuenta de varias cosas y trato de enfocar mi vida, he cambiado pero no porque mi psicologo me diga sino por mi.
    Termine mi carrera de psicología pero me he enfocado a la educación porque no me siento preparada para dar terapia.
    Siempre digo que uno no puede ayudar ni no esta bien consigo mismo.

  31. Graciela susana dice:

    Tuve una terapeuta q al comentarle q mi padre había fallecido, no se comunicó conmigo, por lo q decidí no ir a la sesión siguiente, por lo q recibí un msn preguntando, si venía, finalmente decidí ir para pedir una explicación, me dijo q no me llamó por q pensó q yo no quería hablar y por q ella huye o no quiere enfrentar estas situaciones, a lo q respondí si no se suponía q ella estaría cuando necesitara un apoyo? No se, dijo, si voy a estar cuando me necesites….lo q vino después no pudo mucho mejor…

  32. Mujer en vias de liberación en vida dice:

    Hola

    Es bueno que haya un sitio para saber si la practica terapéutica que se recibe es la correcta…

    Aún así tengo algunas dudas

    Soy mujer, asisto a terapia desde hace un año, mi terapeuta (varón) ha sido muy cordial y atento, huelga mencionar que ha permanecido lo que yo considero muy respetuoso, incluso con mis decisiones. las cuales me han llevado a ciertos dolores aún cuando él me explicaba hacia donde me dirigía.
    Mi relacion de pareja no es muy buena, tengo hijos, no hay golpes ni maltratos pero No me siento enamorada y he querido separarme, sin embargo él (terapeuta) dice que la separarse debe ser la última opción antes de probar otras soluciones.
    Me ha ayudado y motivado mucho, estoy agradecida, retomé estudios, cambié estilos de vida, habitos negativos por positivos, y si, me siento bien… pero … me estoy enamorando de él terapeuta, de hecho, se lo dije. el permaneció impávido, al terminar de decirle, él comentó que lo que yo siento es parte del proceso terapéutico, que era algo positivo, y que lo que a mi me gustaba era la confianza, la confiabilidad, el que yo fuera sincera y no se me juzgara. UUFF! me hizo sentir que estaba yo creando ilusiones. Salí enojada. Soy joven y atractiva, y honradamente esperaba que él me dijera algo parecido. Pensé que el sentía algo igual. Me hace sentir muy especial estar con él, el tiene mucho conocimiento y a veces quedo sorprendida. Dejé de ir a terapia, tuve fluctuaciones, fui con otro especialista… aburridísimo!,

    No sé si continuar, con mi terapeuta, es muy comprensivo, lo sigo viendo, ya que ve a una de mis hijas. Otra cosa, por lo que yo llama costumbres y tradiciones nos saludamos de beso.
    También, él suele enviar por redes sociales mensajes de superación que llegan a mi telefono, ¿Ésto y lo anterior es profesionalmente ético?

    Agradezco sus atenciones y por el espacio.

    • Apreciable lectora,
      Muchas gracias por su sincera correspondencia. Su terapeuta ha obrado de forma correcta y la explicación que recibió es la adecuada. En lo demás que comenta, no vemos desvíos de la praxis dado que son actividades generales del especialista y no que se dirijan directamente a su persona.
      Saludos cordiales.

  33. Josefina Cisneros dice:

    Hola

    Gracias por que hay estos lugares y saber más del “profesionalismo”
    Aún leyendo e investigado cosas, me doy cuenta que el ejercicio es algo muuuy sutil, como que la línea entre la ética profesional y las situaciones personales es extremadamente delgada, es prácticamente invisible. ¿Cómo saber cuándo si es algo profesional y cuándo se rebasó la linea imperceptible?
    Con mi “terapeuta”, me pasa lo que a much@s, me siento bien; estoy y aprendo cosas; salgo y me siento más relajada, sin embargo, a veces me quedo pensando hasta donde si es ético o no.
    Por ejemplo, vamos en pareja, a veces, pasamos los dos y la mayoría individualmente, pero nos damos cuenta que cuando da un feedback, habla en primera persona (no hablando de él) sino como si fuera uno de nosotr@s, conmigo, por ejemplo, llega a decir, “”al estar yo enojada, puedo respirar profundamente, tomar unos instantes fuera de la escena e ir al baño para cerciorarme que estoy mas tranquila, con la oxigenación logro pensar mejor.”” Con mi pareja, hace algo parecido pero usa los verbos en masculino. A veces nos contamos cómo nos fué o cómo nos sentimos, nos revelamos ciertos detalles y otros obviamente los conservamos.
    Al leerlos a todos ustedes, me quedan más dudas del ejercicio profesional.
    Nos dío su telefono celular el cual dice está prendido las 24 hrs para cualquier situación de crisis o tensión.
    Nos envía via whatsapp mensajes de virtudes. Muy breves. Sabemos que se lo envia a muchos por que vari@s que lo conocemos vamos con él.
    Cuando llegamos al consultorio, nos pregunta si queremos cafe o teé o agua o que si estamos bien; a veces aceptamos, podemos tomar lo que hayamos elegido durante la sesión terapeútica. ¿Debo entender que es parte de la cordialidad, de generar más confianza? ¿es correcto?
    Él a veces tiene un vaso con agua o café y llega a beberlo.
    A veces nos da artíulos a leer; o a realizar ejercicios de reflexión y análisis. Los cuales a veces revisamos juntos. A veces un@ de nosotr@s no lo hace, él no se enoja, como que lo comprende y hace el ejercicio verbal en con un@.
    Un día quedé muy apacible con una meditación que él realizó, nada proselitista ni sugestiva, (soy muy sensible a la manipulación, una de las características por las que voy a terapia, me molesta mucho intenten chantajearme o manipularme). Estuve mitad dispuesta a meditar y mitad a analizar si me sugestionaba o no. Realmente quedé tranquila. iba muy tensa.
    Otra cosa, nos ha felicitado por el cumpleaños, diciéndonos una especie de “regalo verbal” algo así como: Que permanezcas como la personificación de la consciencia, practiques virtudes y beneficies al mayor numero de personas.
    Ciertamente es muy analítico y detecta cuando se le miente, es muy agudo y hace más preguntas entorno al dialogo.
    A veces explica ciertos casos que dice que están documentados, no suyos, sino de lo que estudió, para ejemplificarnos con mayor claridad.
    Tanto mi pareja como yo, somos afectuosos, y tanto mi pareja lo saluda y le da un abrazo, asi como yo lo saludo y le doy un beso. Él lo acepta. Jamás ha tenido ninguna insinuación.
    Se que l@s psicolog@s no prescriben medicamentos. Pero nos sugirió comer más pasitas y nueces para la memoria (por un comentario que realizamos), contestó que es necesario esos alimentos por el ácido glutámico, las grasas y proteina respectivamente.
    Yyyy nos indica hacer ejercicio fisico, necesario, que para canalizar energía.

    Ufff!
    Gracias, y perdón.

    Lo necesitaba…

    Buena tarde
    Gracias por sus atenciones Mtro.Monroy

    P.s. ¿Hay algun libro sobre ética que sugiera?
    Gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Todos los derechos reservados:

    Safe Creative #1408060133116

    Prohibida la reproducción de cualquiera de los contenidos de forma parcial o total sin el consentimiento por escrito del autor.
    Citar como:

    Monroy-Fonseca, Cesar Andrés. "Artículo". Actualidad Clínica en Psicología. http:// actualidadclinica. wordpress.com. México. Fecha del artículo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 714 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: